Poemario bilingüe castellano/ catalán. Prólogo de Miquel de Palol y epílogo de Albert Tugues. Ed. Pigmalión, Madrid, 2014)

"Pura Salceda ha tomado emulando a su héroe Leandro, con un éxito incontrovertible con respecto a la aventura poética en sí. Ha salvado todos los escollos de esta natación, no ha dejado que el estilo y la métrica le estropeen los poemas, no se ha dejado agobiar por las servidumbres demasiado a menudo pesadas hasta el autismo de la escritura (...), tan proclives a convertir las sutilezas en trabas, ha encontrado el punto justo entre el tributo a la tradición y la acogida del lector, ha conseguido incluso aquello que entre los poetas es un título de nobleza: liberar la poesía de la literatura.

Ha mostrado que innovar y seguir la tradición no son direcciones opuestas, sino elementos complementarios del acto de creación artística, y por el camino ha dejado al lector tesoros que no calificaría de escondidos pero que sí que diría que no están al alcance de una primera mirada." (Miquel de Palol)

"Reconstruir la palabra en busca del cuerpo recomponer la música fragmentada herida sin los sonidos de antes sin las palabras de ayer nunca hoy cuento los infiernos de tres en tres en mi boca / el miedo aún baila el anterior vals al volver a la palabra pero ahora incrustada en el poema encarnándose en el cuerpo del poema ese cuerpo que ya sólo existe en la palabra que lo buscaba habitación de un hotel cualquiera habitación vacía casa de la sombra que ya no existe no puede existir sino en la palabra que se derrama en el verso entre sílabas formando el cuerpo buscado encontrado en la palabra en el poema que se inició en busca del cuerpo amante circunstancial cuya ausencia cuya palabra ya no importa sino como migajas como pretexto de la otra palabra que va en busca del cuerpo del poema donde finaliza el trayecto de la búsqueda cuando soltamos el hilo roto del laberinto" (Albert Tugues)